Por Mirian Touzani, redactora en BlinkEdTech

Flipped Classroom o Aula Invertida es un modelo pedagógico que consiste en invertir el orden de la educación tradicional, trasladando la instrucción a casa. ¿Con qué fin? Optimizar el tiempo en clase dedicándolo, por ejemplo, a atender las necesidades especiales de cada alumno, desarrollar proyectos cooperativos o trabajar por proyectos.

Si este es tu primer contacto con el modelo Flipped Classroom y quieres conocer con más detalle cómo funciona y qué beneficios puede aportar a tu labor docente, te recomendamos que, antes de continuar, visites nuestro artículo ‘Modelo Flipped Classroom: 5 razones para usarlo.

¿Listo? ¡Continuemos! En este post os traemos 3 ideas prácticas para integrar el Flipped Classroom en el aula.

Aula invertida: 3 casos prácticos

Lecciones en formato vídeo

Si te sientes cómodo delante de cámara y dispones del material necesario (hoy día, cualquier smartphone te permite crear vídeos de calidad), puedes grabar las lecciones, crear un canal de YouTube y compartir el contenido con tus alumnos. Si no quieres que tus vídeos sean públicos, no te preocupes, puedes compartirlos únicamente con aquellas personas que deseas que los vean. ¿No quieres tus vídeos alojados en YouTube? Puedes abrir una cuenta de Google Drive o Dropbox y, desde ahí, compartir los vídeos de forma privada con tus alumnos.

Si no te sientes preparado para aparecer en tus vídeos, puedes optar por grabar solo la lección, pero recuerda que es importante que seas creativo si quieres mantener el interés de tus estudiantes.

Saca el máximo provecho del Flipped Classroom creando un repositorio de vídeos con la colaboración de otros compañeros docentes 

¿Tampoco te convence esta opción? No hay problema. En Internet podrás encontrar una amplia variedad de recursos que podrás utilizar para dar la vuelta a tu clase. Te proponemos la plataforma Ted-Ed, en la que podrás acceder a vídeos educativos muy visuales elaborados por profesores y animadores gráficos, o el canal YouTube EDU, en el que se recopilan vídeos sobre educación populares en la plataforma.

Para lograr un mayor aprovechamiento de este recurso, podrías considerar proponer a otros compañeros docentes crear un canal conjunto, elaborando un repositorio de vídeos común. Así dispondréis de mayor variedad de recursos.

Crea tus propias historias y publícalas en un blog

Nadie mejor que el profesor para identificar las necesidades de sus alumnos. Les conoces y conoces su ritmo de aprendizaje. Complementa las lecciones con contenido creado por ti mismo en función de lo que tu clase requiera en cada momento. Plataformas como Storify te permiten crear blogs interactivos y visualmente muy potentes en los que podrás combinar texto, imagen y vídeo con enlaces externos, tweets, fotografías de Instagram o publicaciones de Facebook, por ejemplo.

Programa debates en clase

Elige una temática que desees tratar en clase. Selecciona una película, libro, reportaje o programa cuyo contenido gire en torno a o conecte con tu tema. Prepara material previo al visionado o lectura, marca unas directrices sobre lo que será el debate y pide a tus alumnos que tomen notas para ir a clase preparados para debatir. El trabajo de instrucción y preparación se realiza en casa y el tiempo en clase se aprovecha para que todos los alumnos tengan su momento para expresarse. Ellos verán materializarse todo ese trabajo previo y tú podrás comprobar hasta qué punto han interiorizado el contenido.

 


Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

 

Fotografía propiedad de Pressfoto – Freepik