Por redacción Blink EdTech

¿Está la escuela matando la creatividad de los alumnos? ¿Secando su potencial artístico y humano con ecuaciones matemáticas y fórmulas químicas? Sir Ken Robinson, experto en temas educativos, cree que sí y propone un cambio paradigmático radical.

Exconsultor de educación de los gobiernos laboristas de Tony Blair, investido Caballero de la Corona Británica por la Reina Isabel II, Ken Robinson se ha convertido en un fenómeno mediático a lo largo de la última década gracias a sus ponencias alrededor de todo el mundo. Especialmente popular es esta intervención en las TED Talks, que le convirtió en una estrella: los vídeos de sus charlas llevan ya más de cuarenta millones de reproducciones en YouTube.

Robinson sostiene que el actual modelo educativo, seguido por casi todos los países occidentales (elogia excepciones como Finlandia, Hong Kong, Singapur y algunas provincias de China), está obsoleto y ya no sirve a los intereses de la sociedad moderna.

Titular de un doctorado por la Universidad de Londres, en “Drama y teatro en la educación”, discurre sobre el anacronismo de un paradigma creado hace 200 años con ocasión de la Revolución Industrial, donde el sistema educativo ha sido construido basándose en una demanda de competencias técnicas enfocadas en sustraer la máxima productividad del trabajador, lo que, en último caso, “impide a las personas [alumnos] sustanciar su pleno potencial”.

Ponente seductor y con gran sentido del humor, Robinson defiende que el currículum debería equiparar las competencias lingüísticas y científicas a la enseñanza de artes y al desarrollo humano. En resumen, dejadlos crear.

“Oí una fantástica historia recientemente”, dijo en su TED Talk, “- me encanta contarla – de una niña que estaba en una clase de dibujo. Ella tenía seis años y estaba en la parte de atrás, la maestra dijo que esta chica casi nunca prestaba atención, y en esta clase de dibujo, lo hizo. La maestra, fascinada, se acercó a ella y dijo “¿Qué estás dibujando?” Y la niña dijo: “Estoy dibujando a Dios”. Y la maestra contestó “Pero nadie sabe cómo es Dios”. Y la niña dijo: “Lo sabrán, en un minuto”.

¿Todos los niños tienen talento?

Una de las premisas fundamentales de la teoría de Ken Robinson es la que defiende que todos los niños poseen un talento innato y que el sistema educativo termina contrariando y suprimiendo ese talento.

“Los niños arriesgan. No tienen miedo de equivocarse. Si no estás dispuesto a cometer errores y equivocarte nunca harás nada original”, refiere.”Y ahora estamos funcionando en sistemas nacionales de educación donde los errores son lo peor que se puede hacer. Y el resultado es que estamos educando [a los niños] quitándoles sus capacidades creativas”.

“Ideas peligrosas”

No obstante, a pesar de su enorme popularidad, sobretodo entre el alumnado universitario e investigadores de educación, Ken Robinson ha recibido también muchas críticas de docentes en todo el mundo, que le acusan de superficialidad intelectual y de vender “ideas peligrosas y contraproducentes” con su encanto natural, sirviéndose de chistes y trucos retóricos para transmitir su mensaje.

Tras la decisión de su hija de abandonar sus estudios universitarios alegando haber sido inspirada por el ponente, Scott Goodman escribió un ensayo (puedes consultarlo aquí) en el que muestra su oposición a las propuesta educativa de Robinson:

“Robinson es, sin duda, un orador encantador, ingenioso y atractivo. Tengo que darle crédito por tener un par de chistes genuinamente divertidos. Pero sus ideas están equivocadas, son peligrosas y no tiran la educación para delante, sino para un abismo desconocido. No puedo [ni siquiera] opinar sobre las soluciones que presenta porque, efectivamente, no presenta ningunas”

Scott Goodman

“No,” añade el maestro, “los niños no son todos igual de talentosos. No, la creatividad no es una característica innata, hay que entrenarla y desarrollarla. Excepto genios de verdad – y hay algunos a lo largo de la Historia – la base de toda creatividad está en el aprendizaje de competencias técnicas como saber leer, escribir, sumar y restar”.

Opinión similar tiene Joe Kirby, otro docente americano que deconstruye la teoría de Robinson punto por punto. En una entrada en su blog Pragmatic Education titulada “Dónde se equivoca Ken Robinson”, Kirby afirma:

“Las ideas de Sir Ken Robinson son seductoras pero erróneas. Gloriosa y espectacularmente erróneas. No son solo impracticables, son indeseables”


Después de casi una década como consultor educativo del gobierno británico, en la que ha recibido grandes elogios de los responsables políticos, ninguna reforma educativa que contemple las sugerencias de cambio paradigmático de Ken Robinson han visto la luz.


Referencias:

 

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Fotografía propiedad de Pressfoto – Freepik