Por Miguel García, colaborador de BlinkEdTech

Las Navidades están a la vuelta de la esquina y, como cada año, muchos padres se plantean de qué forma pueden convertir estas fechas en un momento mágico para sus hijos. Los últimos años han venido marcados por una nueva tendencia que, al calor de la crisis, toma cada vez más fuerza: reducir el número de regalo materiales. También optamos cada vez más por opciones educativas, que fomenten la colaboración, el respeto, la generosidad y el crecimiento de los pequeños en valores clave para su desarrollo como personas. En BlinkEdTech queremos ir un paso más allá y te proponemos que estas Navidades no solo regalemos cosas materiales, sino lo más preciado que podemos compartir con nuestros hijos: nuestro tiempo.

Por eso, hemos recopilado 5 juegos creativos y educativos basados en manualidades con los que enseñar a tus hijos algunas lecciones básicas de forma divertida y en familia, con un gasto prácticamente nulo (muchas veces se trata de reciclar) y con una enorme dosis de diversión. Para que, más allá de los deberes navideños, su tiempo libre se llene de juegos con los que amenizar este periodo aprendiendo.

  1. Un reloj hecho a mano para aprender la hora

Uno de los grandes pasos que todo niño ha de dar es el aprender a leer la hora en el reloj analógico. Para ello presentamos la siguiente actividad que nos ofrece ‘Minieco’, que permite imprimir este montaje y, pegando dos manecillas sujetas por una chincheta, recrear nuestro propio reloj con el que los niños podrán jugar con diferentes horarios y aprender con los números que indican a qué minuto apuntan las manecillas. De esta forma, combinaremos la manualidad de la creación del reloj con el juego y el aprendizaje.

juegos-manualidades-navidad

  1. Un ping pong para aprender el abecedario

Con tan solo unos tubos de papel de cocina reciclados y unas pelotas de ping pong podemos crear un divertido juego con el que los niños aprendan a identificar las letras del abecedario. Este divertido juego que nos ofrece ‘The Imagination Tree‘ trata de que el niño inserte en el tubo correspondiente la pelota que lleve su misma letra. Podemos complejizarlo en función de la edad del niño, por ejemplo, poniendo las pelotas en minúscula y los tubos en mayúscula, y viceversa.

  1. Para aprender geografía

Existen varios juegos posibles -y muy divertidos- con los que comenzar a inculcar en los más pequeños de la casa algunas pinceladas sobre el mundo que les rodea y cómo está organizado. El juego que nos propone ‘Finally the first’ es un divertido método para empezar a comprender el significado de país, capital, ciudad, etc. Con tan solo unas cuantas cartulinas y unos rotuladores, podemos empezar esta divertida actividad.


Podría interesarte

Películas animadas ideales para aprender inglés


  1. Un juego para aprender las emociones

Las rabietas son muy habituales en los más pequeños de la casa, y en la mayoría de las ocasiones se deben a que todavía no se conocen lo suficiente a sí mismos y no saben expresar sus propias emociones de manera adecuada. Por ello ‘kickcanandconkers’ nos propone este puzzle con el que, dividiendo varias caras representativas de una emoción determinada, los niños aprenderán a identificar cada una de ellas y, con el tiempo, a trabajar en ellas para dominarlas.

  1. Y por último… ¡Un portal de Belén!

No podíamos dejar pasar la ocasión de fabricar con nuestros hijos un portal de Belén personalizado y muy particular. Si te apetece huir de las figuras tradicionales y quieres hacer algo más original, en la web ‘Educación2.0’ encontrarás alternativas de lo más variadas: un Belén recortable, otro hecho con cartón, uno con plastilina, etc. ¡Todo vale mientras ayude a usar la imaginación!


Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Fotografía de cabecera Designed by Pressfoto / Freepik